un poco de todo, mucho de nada, razones, reflexiones y cualquier cosa cercana...

viernes, 2 de mayo de 2008

Que raro...

Que raro lo que provoca el amor en algunas personas. Más de cincuenta años pasaron juntos, y ella no pudo esperar más de una semana para ir a buscarlo a donde vamos después de que nos vamos. Nadie sabe bien donde es, y la única manera que tenemos de enterarnos es con la consecuencia mayor. Ella, con su corazón golpeado por la tristeza de la falta del acompañante de toda su vida, decidió enterarse hacia donde vamos. Simplemente dejó de funcionar. Se fue sin despedirse. Nosotros, los que todavía estamos de este lado no tuvimos la chance de desearle buen viaje ni de darle un beso de despedida. Ella lo quiso así. Quizás fue una decisión apresurada, quizás inentendible en este momento de desconsuelo, pero es lo que provoca el amor en algunas personas. Y si todos tenemos la misma suerte que ella de experimentar el amor hasta el último aliento, de sentir la necesidad de estar con nuestra otra mitad a cualquier costo, seremos inmortales.
Pnz

6 comentarios:

marianela dijo...

se los extraña tanto

Horacio dijo...

nada que agregar, pero lo leí

Laly en Lalyland dijo...

Linda historia.

^^


*L

Agustina dijo...

Me encantó la última oración. Relato mezclado con alguna situación real, quizá?

...PnZ! dijo...

si, vida real... relato sobre mi abuela y mi abuelo.
Pnz

Samara dijo...

Parece que eso es "cosa de antes", pero todavía se ve en algunas parejas. Y en efecto es lo más raro, pero también lo más lindo que debe pasarles, ser inmortales, estar juntos, infinitamente. Y esa es una palabra muy grande.