un poco de todo, mucho de nada, razones, reflexiones y cualquier cosa cercana...

martes, 10 de marzo de 2009

Regalo

Hubo un momento difícil en mi vida en donde no tenía esa facilidad que tengo ahora. Valiosos minutos eran perdidos en el calentamiento de agua para mate. La ansiedad me comía por dentro esperando que este lista, esperando ese ruido de la pava que me indicara cuando estaba lista para ser colocada en el termo. Ciencia para nada exacta, lejos de serlo. Minutos que corrían que no alcanzaban para ir al baño (numero 2, obviamente). Tan solo me limitaba a leer las noticias pequeñas del diario.
¡Pero ya no! ¡Ahora mi hermano me regalo la pava-anti-ansiedad! Una pava eléctrica negra hermosa que en escaso minuto o minuto y medio me deja el tiempo perfecto para preparar el mate y en menos de cinco minutos volver a lo que quería hacer con un mate calentito en la mano.

Soy muy feliz.
(muy ansioso tambien...)

...PnZ!

3 comentarios:

marlena dijo...

conozco esa clase de felicidad: en la fisyp tenemos de esas pavas.
incrible!

:agustinajazmín dijo...

¿y el microondas?

M. (Una Ramera) dijo...

te súper envidio
tenemos de esas pavas en la productora, y es casi mágica

pero en casa sigo con la vieja y no tan querida pava.